4 mitos deportivos desmentidos que seguimos creyendo

October 9, 2017

 

Cuando comenzamos una aventura deportiva, nos topamos con un montón de mitos que la gente que cree saberlo todo afirma y mantiene como verdad celestial.

 

El problema es que muchas de estas creencias no tienen base científica alguna y son solo eso: Mitos engañosos que detienen nuestros esfuerzos por mejorar e, incluso, son perjudiciales para nuestro bienestar.

 

Aquí traemos cuatro de ellos y los desmentimos de una vez por todas:

 

SI NO SUDAS CUANDO ENTRENAS, NO ESTÁS QUEMANDO GRASA

 

La idea de relacionar la quema de grasa con la cantidad de sudor que botas al entrenar es absolutamente equivocada.

 

El sudor es la manera que tiene tu cuerpo de regular tu temperatura interna; cuando la temperatura de tu cuerpo sube,  tu organismo utiliza al sudor como mecanismo de enfriamiento para alcanzar un equilibrio.

 

Por otro lado, la grasa no se suda; sino, se oxida. Cuando haces ejercicio, los ácidos grasos se transportan hasta llegar al tejido muscular; atravezando la membrana celular y llegando hasta la mitocondria. Es aquí donde esa grasa es utilizada en forma de combustible para ser oxidada.

 

Así, el sudar y el oxidar grasa son dos procesos bioquímicos totalmente distintos.

 

Entonces, cuando te digan que sudar más equivale a quemar más grasa; ya sabes que no es cierto. Si lo fuera, todos estaríamos metidos en un sauna y sin movernos para quemar toda esa grasa extra. ¿No crees?

 

ENVUELVE TU ABDOMEN CON UN PLÁSTICO PARA QUEMAR GRASA ABDOMINAL

 

Comencemos desmintiendo este mito con una afirmación – o negación, en este caso – simple y corta: La grasa no se puede quemar de manera localizada. Simplemente, no se puede. A no ser que optes por ir al quirófano y hacerte una liposucción. Que, de hecho, ni siquiera significaría quemar esa grasa; solo la extirparías.

 

Dicho esto, deseamos que entiendas que tu cuerpo quema la grasa de manera global. Y dependiendo de tu predisposición genética y de tu balance hormonal, quemarás grasa en ciertas áreas antes que en otras.

 

 

SI NO TE DUELE EL CUERPO AL DÍA SIGUIENTE, NO ESTÁS ENTRENANDO BIEN

 

Tomar esa sensación de dolor que sientes después de un día intenso de entrenamiento y pensar que es una muestra clara de que estás progresando atléticamente es tan erróneo como inefectivo.

 

¿Cuántas veces has escuchado ''Hice estos ejercicios y al día siguiente no podía ni pararme'' como si fuera algo positivo? Lo que sucede es que tu cuerpo requiere de un tiempo determinado para adaptarse a los nuevos movimientos que vas aprendiendo. A medida que vas practicando estos ejercicios nuevos, tu cuerpo comienza a crear patrones de movimiento mejorados, a reclutar los músculos involucrados de formas adecuadas y a sentir cada vez menos dolor.

 

Y eso; eso sí es progresar atléticamente. 

 

ENTRENAR CON PESAS ENDURECE LA GRASA

 

Entrenar con cargas – ya sean pesas o tu peso corporal – produce un endurecimiento en el tejido muscular; no en el tejido graso. Son tejidos completamente distintos.

 

Lo que ocurre es que si empiezas a trabajar tu musculatura – teniendo una grasa extra encima – notarás que tu piel se endurece. Esto pasa porque al entrenar tus músculos, mandas mucha sangre a ellos y entonces se hinchan. 

 

De esta manera, la estructura del tejido graso sigue siendo la misma; es la estructura del tejido muscular la que cambia al entrenar con pesos. Eso sí, esa grasa es utilizada como combustible y es oxidada de esa manera; ya que tu metabolismo se acelera.

 

Esperamos que este artículo te haya servido para desmentir todos esos mitos que circulan a todo tiempo y en todo lugar. Y que, en definitiva, son perjudiciales.

 

Fuente: locurafitness.com

Please reload

Artículos Recientes

Please reload

Artículos Relacionados

Please reload

Archivo

Please reload

DIRECCIÓN

Urb. Santo Domingo L2-A,
Jose Luis Bustamante y Rivero,
Arequipa,
Perú.

CONTACTO

960 281 468

SEGUIR

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2017 by s'etre.