5 errores de principiante en el gimnasio que no quieres cometer

May 6, 2019

 

Ir al gimnasio puede ser exigente; pero no siempre porque requiere de mucha fuerza física o resistencia. Para muchos, es complicado porque cuando vamos por primera vez, no tenemos ni idea de que hacer. El ambiente, los equipos, las máquinas, la gente, los ejercicios y hasta la moda deportiva nos llenan los ojos y atropellan con tanto estímulo.

 

Así que para los nuevos y hasta experimentados, aquí 5 comunes errores que cometemos en el gimnasio y que deberíamos arreglar.

 

 

1. UTILIZAS MÁQUINAS EN EXCESO

 

No es que odiemos las máquinas. No hay nada de malo con las máquinas; de hecho, simplifican muchos ejercicios y son – en su mayoría – fáciles de usar. Pero esa simplicidad tienen sus lados negativos. Por ejemplo, las máquinas son cómodas solo para aquellos de altura promedio. Es decir, alguien muy alto o muy bajo podría encontrar incómoda su utilización.

 

Por otro lado, la gran parte de máquinas de gimnasio te obligan a moverte de manera poco natural; ya que tienen los ejes de movimientos establecidos por su propio diseño. Las pesas libres, en contraste, son mucho más... Libres. Ayúdandote a ejecutar los distintos movimientos dentro de rangos más naturales para tu cuerpo.

 

Otra de las desventajas de las máquinas es que le facilitan el trabajo a tus músculos estabilizadores. Las máquinas definen tu posición estable por ti y le quitan todo ese trabajo a los músculos mencionados. Las pesas libres, en cambio, requieren que te esfuerces al máximo y en el 100% de tu musculatura.

 

Pero esto no quiere decir que debas demonizar y evitar las máquinas a toda costa. Uno de los mejores tipos de máquinas de gimnasio son las máquinas de cables; que te permiten muchísima más libertad de movimiento y versatilidad. Sin embargo, estas también cuentan con distintas limitaciones para que ejecutes tus movimientos como tienen que ser ejecutados.

 

En definitiva, es esencial que la mayor parte de los ejercicios de tus rutinas sean ejecutados con pesos libres y solo un porcentaje menor incluyan movimientos en máquinas.

 

 

2. DEMASIADOS EJERCICIOS ISOLADOS

 

Sí. Estamos hablando del personaje que se para frente al espejo haciendo 18 series de curls de biceps. Seamos honestos, estar fit significa muchísimo más que tener brazos grandes.

 

Movimientos simples como los curls de biceps, las extensiones de triceps y los laterales de hombros solamente apuntan a un grupo muscular mientras son ejecutados.

 

En cambio, movimientos complejos y multimusculares como las sentadillas, los pesos muertos y los distintos presses apuntan a varios grupos musculares al mismo tiempo. Significando, entonces, mucho más trabajo y en menor tiempo.

 

Además, estos movimientos grandes te permiten levantar pesos realmente grandes y volverte más fuerte de verdad.

 

Al igual que con las máquinas, no te estamos diciendo que elimines a los ejercicios chicos por completo; ya que sirven para atacar grupos musculares específicos débiles y controlar mejor los volúmenes de carga.

 

Y también al igual que en el punto anterior; te recomendamos que la mayor parte de tu entrenamiento consista en ejercicios complejos y grandes y en menor medida por ejercicios isolados y accesorios.

 

 

3. USAS SOLO PESOS LIGEROS

 

Es normal que cuando somos principiantes en el gimnasio evitemos cargar pesos altos. Pero evitarlo va en contra de un concepto clave; la carga progresiva. Es decir, la idea de que siempre debemos exigirle al músculo dar un poco más; cargar un poco más.

 

Si una de tus metas es volverte más fuerte, la carga progresiva es tu aliado principall. Así que no te intimides; carga cada vez más. Poco a poco y con buena técnica, pero cada vez más.

 

 

4. NO TE HIDRATAS LO SUFICIENTE

 

No traer suficiente agua para la rutina es un común erros que cometen hasta los más veteranos. ¿El problema con esto? ¡Tu cuerpo está conformados por agua! Y si tomamos en cuenta las intensas rutinas que ejecutas regularmente, ¡Es probable que pierdas casi un litro de agua por hora de entrenamiento!

 

Y necesitas reponer el agua perdida. De lo contrario, sufrirás de deshidratación. Y esto, a su vez, trae dolores musculares, fatiga excesiva, baja concentración y dolores de cabeza.

 

El arreglo es tan simple como suena: Toma más agua. Y si sudas en exceso, podrías considerar tomar electrolitos.

 

 

5. NO PIDES AYUDA

 

Finalmente el quinto error. El no pedir ayuda. Se ha creado un estigma antisocial de rudeza dentro de muchos gimnasios que ha venido provocando que el hecho de pedir ayuda sea minimizado desde que a nadie le gusta que le digan lo que tiene o no tiene que hacer.

 

El problema es que si eres principiante, sí o sí necesitas ayuda y consejos a la hora de ejecutar movimientos de gimnasio.


Es más, si cuentas con el presupuesto necesario, deberías intentar contratar a un profesional del entrenamiento personal deportivo para que llegues a tus objetivos del mejor modo posible.

 

Y no te creas el cuento de que los más fuertes y veteranos en un gimnasio son cerrados o no querrán ayudarte. Son justamente ellos los más indicados; ya que saben más que el resto y, además, recuerdan claramente lo que fue ser un principante necesitado de ayuda y consejos en su momento.

 

Esperamos que le hayas sacado algún provecho a esta lectura y que dejes de cometer el o los errores que identificaste en ti aquí. ¡Siempre está bueno saber un poco más!

Please reload

Artículos Recientes

Please reload

Artículos Relacionados

Please reload

Archivo

Please reload

DIRECCIÓN

Urb. Santo Domingo L2-A,
Jose Luis Bustamante y Rivero,
Arequipa,
Perú.

CONTACTO

960 281 468

SEGUIR

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube