¿Cuándo usar la correa? ¿Y las rodilleras?

May 5, 2019

 

– El siguiente texto es un extracto de nuestro pequeño libro/manual ''Tu mejor versión: Guía rápida en nutrición y deporte para el ciudadano común''. Disponible próximamente en físico y digital. –

 

Si bien ya mencionamos velozmente algunos de los accesorios que necesitas para practicar los distintos movimientos dentro de las rutinas que tenemos para ti, creemos que es necesario que aprendas un poco más acerca de ellos. No queremos que – si nunca has ido a un gimnasio antes – parezcas un turista desubicado cuando comiences a aplicar los conceptos que vas aprendiendo a lo largo de tu manual.

 

Comencemos con lo básico y esencial. Hablemos de las prendas para entrenar:

 

 

CALZADO

 

Las zapatillas que usas para entrenar cuentan con una función principal para tus pies; tienen que darte seguridad. Todos los movimientos que tu cuerpo debe ejecutar para alcanzar tus objetivos requieren de una absoluta estabilidad en el mismo; a veces en la parte superior y la mayoría de veces en la parte inferior. Es decir, es importantísimo que tus pies estén plantados en el suelo y que la posibilidad de que resbalen, de que se doblen o de que se hundan debe ser mínima. De lo contrario, las distintas lesiones aparecen y estancan cualquier progreso que logres.

 

Unas zapatillas comunes para correr harán el trabajo del que hablamos; si bien cada disciplina deportiva – incluyendo las de levantamientos que tocamos previamente – cuenta con un tipo especial de calzado, tu puedes entrenar en las mencionadas.

 

Existe calzado especial para entrenamientos funcionales, para entrenamientos de potencia, para levantamientos olímpicos, para correr, etc. Pero hablamos de productos que la gente muy metida en esas disciplina necesita. Por ahora, no creemos que debas preocuparte por eso. Lo importante es que las zapatillas sean fuertes, estables, cómodas, flexibles y durables.

 

Eso sí, no entrenes vistiendo zapatos, botas, sandalias, ni ningún calzado que no está hecho para el deporte. Puedes arriesgar la salud de tus piernas/columna y aumentar los riesgos de lesionarte durante tus entrenamientos.

 

 

TOALLA

 

Sí. Es obvio que es el accesorio ideal para secarte cuando sudas. Pero el uso de una toalla para cada entrenamiento va más allá de evitar que mojes el suelo, las bancas y los asientos en el gimnasio.

 

Hablamos de higiene pura y de respeto por el prójimo. No creemos que te parezca bonito el hecho de absorber el sudor de otras personas cuando usas la banca que acaban de utilizar; o, peor aún, cuando se turnan al entrenar el mismo ejercicio. ¿Verdad?

 

Coloca una toalla a donde vaya tu cabeza o tu espalda. Todo el tiempo. Nunca dejes de hacerlo. Seamos limpios y respetuosos con los colegas de la buena vida.

 

PRENDAS DEPORTIVAS

 

Muy rápidamente; se trata de entrenar cómodo. Lo ideal es que sean prendas deportivas y que te permitan manejar el sudor sin sofocarte. Además, no deberías sentir impedimentos para moverte, estirarte y esforzarte al máximo cuando vistas prendas de entrenamiento.

 

Si se ven bien o se ven mal, eso depende de ti y de tus gustos. Nunca está de más preocuparse por esos detalles; pero no son vitales en este caso.

 

Para terminar, si te sientes mejor ejercitándote con el torso desnudo – y en el lugar donde entrenas no se hacen problemas con eso –, adelante.

 

Los próximos accesorios no son prendas básicas para tus rutinas; son protectores para distintas partes de tu cuerpo. Repasémoslos brevemente:

 

PROTECCIÓN DE MANOS

 

Existen varias formas de proteger tus manos al ejercitarte. Los guantes son la más común de todas; aunque no las únicas.
 

Mira, la mayoría de veces, utilizamos guantes para prevenir las lesiones en la parte alta de las palmas de nuestras manos y evitar la aparición de callosidades y heridas en los dedos. Sin embargo, muchas veces vestimos guantes durante ejercicios que ni siquiera arriesgan nuestras manos. Tiene sentido hacer sentadillas con guantes? Y ejecutar un press de banca? No mucho, ya que estás empujando el peso de la barra y no lo estás jalando.

 

A lo que vamos es a que los guantes te protegen en ciertos ejercicios y no son necesarios todo el tiempo. Cada vez que sepas que existirá fricción entre el instrumento y tus manos, usalos. Cuando jalas el peso, por ejemplo. Las poleas, las barras y dominadas sí requieren que utilices guantes para evitar hacerle daño a tus manos. Casi todos los guantes que sirven tienen cuero o cuerina cubriendo las partes de tus manos que podrían sufrir heridas.

 

Sin embargo, los guantes no son la única manera de proteger tus palmas. Ni tampoco son la forma recomendada para ejecutar movimientos más complejos. Nos referimos a los movimientos olímpicos (Los mencionados snatch y envión). El problema con usar guantes al ejecutar estos ejercicios es que existe el riesgo de que la barra resbale de tus manos y, en consecuencia, no logres realizar el movimiento satisfactoriamente.

 

Así que ciertos tipos de cinta funcionan de manera ideal aquí. Telas adhesivas en farmacias, esparadrapos, sedas pegajosas y la famosa goat tape son todas buenas elecciones para proteger tus dedos al entrenar levantamientos olímpicos. Sobre todo los dedos pulgares; ya que estos dos movimientos requieren de un agarre especial de la barra. Agarre que maltrata tus pulgares si no son protegidos.

 

Finalmente, para evitar que una barra o mancuerna resbale de tus manos, la tiza o el polvo de magnesio funcionan de maravilla. Un poco de estos polvos blancos en tus manos (No sirve de nada excederse) y la barra no resbalará ni aunque estés empapado en sudor.

 

 

CORREA

 

Existe una gran variedad de correas protectoras para el levantamiento de pesas. Distintos materiales, formas y tamaños, sobre todo. La pregunta es: ¿Cuán necesarias son? Las correas son obligatorias en aquellas rutinas orientadas a desarrollar tu hipertrofia muscular miofibrilar. ¿Recuerdas el tema? Si no lo haces, no hay problema; regresa unos cuantos puntos y acuérdate.

 

Básicamente, el uso de una correa protectora es necesario en aquellos momentos en los que levantes tus pesos máximos en ciertos movimientos. Por ejemplo, cuando hagas sentadillas de 1 a 4 repeticiones con grandes pesos; o pesos muertos de características iguales. No vistas una correa protectora si no estás cargando cantidades considerablemente altas.

 

Es decir, si estás trabajando tu hipertrofia sarcoplásmica (De 8 a más repeticiones), o incluso 5 o 6 repeticiones, no uses una correa.

 

¿La razón? Si utilizas una correa en estas circunstancias, todos los músculos de tu core se la llevan fácil y no se esfuerzan. Por lo tanto, no se desarrollan y no se fortalecen. Y para serte honestos, en este punto ya deberías tener muy en claro la importancia de qué estos músculos sean fuertes.

 

Así que la correa protege tu espalda, columna y core cuando realmente necesitas defenderlos; o sea, cuando levantas pesos muy altos de acuerdo a la experiencia que posees entrenando.

 

Cuando te toque utilizarla, evita apretar la correa excesivamente. El rol de este accesorio es el de reforzar la pared muscular; no el de crearle compresión anormal a tu abdomen. En otras palabras, antes de colocarte la correa, exhala el aire de tu estómago, ajusta la correa e inhala normalmente. Así te aseguras de que la vas a usar de forma correcta y sin exageraciones innecesarias.

 

 

RODILLERAS, CODERAS, TOBILLERAS Y MUÑEQUERAS

 

Al igual que con las correas, las rodilleras, coderas, tobilleras y muñequeras son necesarias para proteger tus articulaciones correspondientes. Pero, nuevamente, te aconsejamos utilizarlas cuando cargues pesos altamente considerables. De lo contrario, no las desarrollas.

 

Así que ya lo sabes, estos accesorios protectores sirven de gran ayuda cuando realmente son requeridos por tu cuerpo. No los sobre uses porque, a la larga, solo estancas el progreso atlético que buscas alcanzar.

 

Ahora, es muy importante resaltar que si ya estás lesionado en alguna de esas partes de tu cuerpo – ya sea columna, rodillas, codos, tobillos, muñecas, etc. – y tu médico te recomendó siempre utilizar un protector al realizar actividades físicas, hazle caso. Prevención ante todo.

Please reload

Artículos Recientes

Please reload

Artículos Relacionados

Please reload

Archivo

Please reload

DIRECCIÓN

Urb. Santo Domingo L2-A,
Jose Luis Bustamante y Rivero,
Arequipa,
Perú.

CONTACTO

960 281 468

SEGUIR

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2017 by s'etre.