Riesgos y efectos secundarios del ayuno intermitente

August 5, 2019

 

El ayuno intermitente es uno de los planes dietéticos más de moda en la actualidad. Evangelizado por estrellas de Hollywood y ejecutivos de Silicon Valley, sus seguidores dejan de ingerir alimentos por más de 16 horas y hasta llegar al día entero. Muchos de ellos jurando que funciona a la hora de ayudarte a perder peso, a pensar mejor y otros beneficios interesantes.

 

De hecho, investigaciones recientes sugieren que el ayuno intermitente puede ayudarte a perder algunos kilos y a alejar algunas enfermedades de tu puerta; incluyendo condiciones cardíacas, diabetes, Alzheimer's y cáncer. Incluso, algunos sugieren su potencial para alargar la vida.

 

Pero cuando hablas con expertos, entiendes que no todo es tan bonito en la práctica: La mayoría de los estudios en el tema han sido realizados a animales. Y los pocos estudios hechos a humanos se fijaron más en indicadores de salud (Niveles de glucosa, por ejemplo) que en condiciones de salud (Diabetes). Aparte de haber durado solamente unos meses.

 

Con esto dicho, para personas que están saludables y un poco subidos de peso, no existe evidencia de algún daño que esta práctica les pueda generar. No podemos decir que el ayuno intermitente es malo para todos.

 

En otras palabras, si lo que quieres es darle unos intentos a este plan de moda, hazlo con cuidado. Aquí, algunas cosas que necesitas saber antes de arrancar:

 

EL AYUNO INTERMITENTE NO ESTÁ LIBRE DE RIESGOS

 

Antes de empezar con todo esto, deberías visitar a tu médico y pedirle su opinión. Sobre todo si te encuentras en riesgos de contraer problemas de salud o alguna otra complicación. Si tienes más de 65 años o cuentas con condiciones de salud, asegúrate de ir al médico primero.

 

Y si estás bajo alguna medicación, con mayor razón. Dado que los horarios y dosis de los medicamentos son usualmente diseñados para acompañar horas de comidas regulares, cambiar todo este sistema radicalmente podría complicarte la salud.

 

Y deberías evitar el ayuno intermitente por completo si tienes necesidades calóricas altas. O sea, si estás muy bajo tu peso ideal, si eres menor de 18, si estás embarazada o dando de lactar a tu bebé. Evítalo también si sufres de diabetes.

 

 

SENTIRÁS HAMBRE

 

No te sorprendas si tu estómago comienza a gruñir. Especialmente si eres de los que disfruta comer. La buena noticia, sin embargo, es que puedes tomar algunas precauciones para poder mantener el hambre bajo control.

 

Durante periodos de ayuno, evita mirar, oler o incluso pensar en comida, ya que esto podría provocar que tu organismo suelte ácido gástrico y que sientas hambre. Lee un libro o entretente en alguna actividad mental. Así no estarás sentado frente al TV pensando en qué podrías comer en ese momento. Bebe agua o té.

 

Mejor aún, toma ventaja de tus periodos de alimentación y consume alimentos que te vayan a hacer sentir lleno por más tiempo. Sobre todo alimentos altos en fibra, proteína moderada y grasas saludables también en moderación.

 

Comienza lento. Prueba este tipo de dieta por una semana y ve como te va. Existen distintos tipos de ayuno intermitente. Algunos con periodos de comida y ayuno dentro de un día o algunos interdiarios. Encuentra cuál funciona mejor para tu organismo.

 

PODRÍAS COMER DE MÁS

 

Los días de no ayuno no son días en los que comerás como loco. Si lo haces, podrías terminar comiendo muchas calorías de más y subiendo de peso. Estudios han encontrado que el ayuno eleva significativamente los niveles de cortisol; la hormona del stress. Y ella provoca antojos y hambre. Y si estás acostumbrado a llevar una dieta de comidas pequeñas que incluyen snacks y platos pequeños, el ayuno intermitente es muy estresante al variar tus hábitos tan bruscamente.

 

PODRÍAS DESHIDRATARTE

 

El ayuno intermitente está muy relacionado a la deshidratación porque cuando no comes, también te olvidas de beber. Recuerda prestarle atención a los antojos sedientos de tu cuerpo para siempre satisfacerlos.

 

 

PODRÍAS SENTIRTE CANSADO

 

Es normal sentirte agotado, especialmente si eres nuevo en el tema. Tu cuerpo está funcionando con mucha menos energía y el cortisol que segrega podría incluso malograr tus ciclos de sueño nocturno. Por eso, te recomendamos probar actividades relajantes; como meditar, por ejemplo. Y si entrenas, que sea dentro de periodos de alimentación. De lo contrario, podrías sufrir desmayos y otros síntomas molestos.

 

PODRÍAS ESTAR IRRITABLE

 

Los mismos procesos bioquímicos que controlan el estado de ánimo también regulan el apetito. Es muy probable que desregular tu alimentación también desregule tus estados de ánimo. Nuevamente, mantén el consumo de alimentos súper nutritivos durante tus periodos de alimentación si planeas ayunar intermitentemente.

 

 

TEN CUIDADO CON TU CONSUMO DE ALCOHOL

 

Está bien tomarte tus tragos si sigues estos planes de ayuno intermitente. Pero no está bien beber alcohol durante o inmediatamente después de los periodos de no comer. Como ya probablemente lo sabes, salir de copas con el estómago vacío es una muy mala idea.

 

Además, incluso si restringes tu consumo de alcohol a periodos de alimentación, estás dejando de lado el consumo de alimentos nutritivos; es decir, le estás dando a tu organismo calorías vacías y dañinas. Si lo que buscas al ayunar es bajar de peso, estás actuando muy contraproducentemente.

 

LOS EFECTOS A LARGO PLAZO SON DESCONOCIDOS

 

Claro, los estudios en ayuno intermitente muestran que puede ayudarte a bajar algunos kilos en algunos meses; pero en realidad no se tienen datos a largo plazo para determinar si es saludable mantener estos hábitos por años. Lo mejor es consultarle a tu médico y prestarle atención a su opinión.

Please reload

Artículos Recientes

Please reload

Artículos Relacionados

Please reload

Archivo

Please reload

DIRECCIÓN

Urb. Santo Domingo L2-A,
Jose Luis Bustamante y Rivero,
Arequipa,
Perú.

CONTACTO

960 281 468

SEGUIR

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

©2017 by s'etre.